¡Qué maravilla! Ya llega diciembre y con él, el cierre de un año de intenso trabajo.

Y lo que viene junto con esto es que en muchas de las empresas, si no es que en todas, se ofrece la tradicional cena navideña o el brindis, o el convivio, o sencillamente se reúnen para darse las gracias y parabienes.

Y no sé si a ti te pasa también, pero una vez que entra el mes de diciembre, vas de un evento a otro, ya sea por la empresa, con familiares y amigos donde se ofrecen comilonas y se toma de todo.

Entre brindis aquí, comidas allá, cenas más allá y ante manjares que pueden ir desde tacos para eventos hasta los platillos mejor guardados para eventos especiales con la receta de la abuela, pueden originar que nuestro tracto digestivo comience a resentirse poco a poco así como el acumularse aquellos kilitos.

En fin, la cuestión aquí es poder estar en todo, probar de todo y no desfallecer en el intento, ni mucho menos perderse de ninguna fiesta.

Por ello te dejo aquí algunos tips para sobrevivir a estas fiestas que, no solo de comida y bebidas se debe uno cuidar, hay otros elementos a tomar en cuenta. Aquí vamos:

  • Ante una invitación de tu empresa para el evento de fin de año, lo más “diplomático” es aceptar dicha invitación. Si es de tu agrado, qué mejor.
  • En este tipo de reuniones suele correr el vino, mas la prudencia es la mejor de tus cartas. Beber con moderación te evitará muchísimos problemas. No querrás ser el centro de atención, ¿cierto?
  • Cuídate de todo tipo de fotos que resulten ser “comprometedoras”. Una mala foto puede echar a perder todo, así que mucho cuidado del cómo y quién te toma fotos.
  • Cuida tu vestimenta. Si no te es posible ir de “etiqueta”, busca que tu atuendo se vea prolijo.
  • Un evento como éste es ideal para abrir más tu entorno y relaciones de trabajo. Conocer personas de otro departamento, a los integrantes nuevos, aquellos que solo vez a lo lejos y nunca has cruzado palabra. Recuerda que el tener y mantener buenas relaciones laborables te abre más puertas.
  • Este tipo de reuniones son ideales para hablar de todo y a la vez de nada. Es aconsejable que evites temas polémicos, ya que suelen no combinarse muy bien con el alcohol y la idea es pasar un buen momento.
  • Moderación además del consumo del alcohol es también ser moderado en tus opiniones. El exceso de confianza puede llevarte a problemas, así que lo mejor en estos eventos es mantener la cordura y no hablar más de la cuenta.
  • También presenta moderación con la comida y más si se trata de un bufete o bocadillos. Comer despacio y espaciado te saciará bien sin recargar tu estómago.
  • Otro momento de moderación es el retirarse a una hora prudente y no a las altas horas de la madrugada, menos aún si al día siguiente hay que ir a trabajar. Para ello usa la máxima de “una retirada a tiempo es una victoria”.
  • Sea como fuere el evento, debes ser agradecido; a veces no tenemos la menor idea de todo el trajín que tuvo que pasar el organizador para que todavía le demos un golpe de gracia.

Pues aquí la lista, como notarás no solo de pan y vino vive el hombre, la prudencia y la gratitud son también parte del kit de sobrevivencia para estas fiestas decembrinas.