De las lámparas de gas de la década de 1880 a los rayos láser de hoy, el faro de los automóviles ha sufrido una transformación masiva.

Veamos como ha sido este fascinante progreso:

  1. a) Haz sellado

Los faros de viga sellados fueron introducidos en 1939 y utilizaban un reflector parabólico (un espejo curvado que enfoca la luz), un filamento y un lente sellados juntos. Esto proporcionó una fuente de luz más enfocada, más brillante para los coches, usando un filamento del tungsteno. Las desventajas de estos bulbos fueron que proporcionaron poca luz considerando la cantidad de energía que utilizaban, y el filamento hirviente podría dejar residuos oscuros en el vidrio, limitando la cantidad de luz que pasa a través.

En 1962, las primeras lámparas halógenas montadas en vehículos se produjeron en Europa. Estos proporcionaban incluso más brillantes. Los faros tenían mayor duración, debido a la forma en que el gas halógeno reacciona con el tungsteno. Este proceso permitió una visibilidad increíblemente alta, particularmente en los ajustes de haz de luz.

Este tipo de luces se siguen usando hoy día, por ejemplo, el faro nissan tsuru que tengo es de halógeno y me brinda una luz muy buena para manejar, incluso con neblina.

  1. b) Descarga de alta intensidad (HID)

Las lámparas de descarga de alta intensidad producen luz al crear un arco eléctrico entre dos electrodos metálicos a través de un gas inerte, dentro de una bombilla de vidrio. La ventaja de estas bombillas es que son mucho más eficientes que las bombillas tradicionales, ya que crean más luz en comparación con la cantidad de electricidad utilizada.

Otra ventaja que los HIDs dan es que debido a que producen más luz en relación con la potencia consumida, las unidades podrían ser más pequeñas sin impactar la luz emitida. Esto dio a los diseñadores más libertad para diseñar faros de manera más creativa.

HID se hizo popular a principios de los años 2000, y fueron rápidamente acogidos por el mercado de accesorios. Una desventaja es su deslumbramiento.

  1. c) Diodos emisores de luz (LED)

Los diodos emisores de luz son fuentes de luz muy útiles, ya que son brillantes, requieren muy poca energía para iluminar y duran un tiempo increíblemente largo. Las primeras aplicaciones automotrices comenzaron en 2004, cuando fueron utilizadas en las luces diurnas del Audi A8.

En 2006, el Lexus LS 600h se convirtió en el primer automóvil en utilizar luces LED en faros de cruce, con vigas altas que permanecían como lámparas de filamentos tradicionales. Apenas un año más tarde, el V10 Audi R8 se convirtió en el primer coche en utilizar LEDs en cada sección de su racimo de faros.

  1. d) Lasers

La última innovación en tecnología de faros utiliza rayos láser. El BMW i8 se convirtió en el primer automóvil de producción en salir a la venta con rayos láser emitiendo desde su extremo delantero.

La forma en que funciona es cuando tres diodos disparan rayos láser azul en un prisma centrando los rayos en un haz. Este haz se pasa a través de una lente de fósforo que transforma la luz de azul a blanco, antes de golpear un reflector que redirige el haz hacia fuera en la carretera.

La unidad láser es un 30% más eficiente que los LED y puede iluminar hasta el doble de la distancia, esto es a 2000 metros. No está tan enfocado como la luz LED, por lo que los láseres sólo se utilizan para luces altas, mientras que los LED se utilizan para los haces de baja.

El Audi R8 LMX también utiliza láser, sin embargo utiliza cuatro diodos en lugar de tres, y funciona en tándem con LEDs. Según Audi, proporciona una temperatura de color de 5500 Kelvin, que es bueno para el ojo humano y le permite ver más claramente. Una cámara inteligente también mira hacia adelante y adapta el haz del láser para no deslumbrar a otros conductores.