Una cosa es segura, la tecnología que se usa detrás de la logística postal continúa avanzando a un ritmo acelerado.

Para las personas que trabajan en el mundo del correo físico ya sea las mensajerías, paqueterías y paquetes express significa que los procesos que eran alguna vez manuales ahora se están automatizando rápidamente a un punto que no era imaginable hace un par de décadas.

Hay muchos facilitadores tecnológicos que han contribuido a la transformación de la logística postal.

Aquí hablaremos en particular de los códigos (no los códigos o zonas postales) y el uso de las etiquetas.

  1. a) La evolución del código de barras

La primera iteración del código de barras fue en Postnet. Ayudó al servicio postal de los Estados Unidos en el proceso para conseguir distribuir el correo de forma más eficiente, estimulado el uso de clasificadores de alta velocidad.

Aunque la información contenida en el código de barras era suficiente para la entrega, no contenía el tipo de información que ayudaría a rastrear el correo o paquetes de manera eficiente debido a las limitaciones de su tamaño.

Afortunadamente, una colaboración entre la industria de correo postal de los Estados Unidos, la industria de paquetería y el Servicio Postal de los Estados Unidos resultó en la generación de programas de correos y paquetes inteligente compatibles con Mail.dat®, Mail.XML® y Shipping Service File (SSF) .

Estos tres estándares de datos proporcionaron un medio para comunicar los datos para propósitos tales como la entrada del correo, la llegada del correo, el remitente, el propietario del correo, los detalles sobre los envíos y paquetes, la información de franqueo, la información de anidamiento y los procesos de entrega e informes.

El siguiente paso en la transformación de la logística postal fue el código de barras Intelligent Mail®.

El código de barras IMb se utiliza para ordenar y rastrear letras y planos. Su contrapartida, el código de barras IMpb, se utiliza para ordenar y realizar el seguimiento de paquetes.

Juntos, estos códigos de barras aumentan la cantidad de información recolectada y almacenada, que está asociada con envíos individuales, unidades de manipulación, contenedores y paquetes.

  1. b) Códigos QR e interacción con el consumidor

El Código de Respuesta Rápida, mejor conocido como el Código QR, es un habilitador de tecnología que muestra una gran promesa cuando se trata de aumentar la interactividad con los consumidores.

Por ejemplo, un consumidor podría utilizar su dispositivo móvil para escanear un código de barras colocado en una carta o paquete.

Una vez escaneado, el consumidor podría ser dirigido a materiales complementarios de marketing como cupones y folletos.

  1. c) El uso de etiquetas

Al igual que el código QR, las etiquetas HF RFID (identificación de radio de alta frecuencia) y las etiquetas NFC (Near Field Communication) también pueden utilizarse para activar la interacción con los consumidores o para rastrear correo, paquetes, contenedores, bandejas, equipaje o cualquier cosa que se mueva.

El beneficio de estas tecnologías de etiquetas es que el consumidor o la gente de operaciones dentro de una organización de entrega no tiene que escanear la carta o el paquete.

Esto se debe a que la aplicación de interactividad funciona siempre y cuando el dispositivo móvil del consumidor esté dentro del rango de la letra o paquete que lleva una etiqueta RFID o NFC HF.

Gracias a estos importantes adelantos, es posible agilizar todo el proceso de logística de un correo postal físico ante la enorme demanda que tienen.

Aún quedan cosas por resolver y también hay muchos lugares en donde aún no llega esta tecnología, pero las cosas van en camino y esperemos que se agilice a un más este complejo mundo de los envíos